Sentir el cuerpo

Es obvio que disponemos de un cuerpo. Es obvio que notamos sensaciones físicas. También parece lógica la idea de disponer de ese cuerpo durante las 24 horas del día.
Sin embargo, qué tanto por ciento del día estamos en contacto con nuestras manos, nuestro estómago o nuestros pies? En qué medida somos conscientes del latir de nuestro corazón o del parpadeo automático de los ojos?

Y, lo más relevante, qué importancia le damos a sentir el cuerpo?
En muchos casos, absolutamente ninguna. Es como si el cuerpo sólo nos acompañase cuando nos rompemos una pierna o tenemos un orgasmo.

Pero realmente es necesario sentir el cuerpo? Pues yo no sé si es necesario, lo que intuyo de forma segura, es que si tenemos un cuerpo será para algo. En la naturaleza no existe nada fútil (no utilitario). Nadie se pregunta por qué a los árboles les caen las hojas en otoño. Simplemente se trata de un ciclo necesario para que, en primavera, se generen nuevos brotes.

Entonces, si todo lo que nos rodea en la naturaleza tiene una función y un sentido, nuestro cuerpo también. Y no sólo es un vehículo que transporta pensamientos. Si fuera así, la naturaleza probablemente se hubiera sacado de la chistera algo más sencillito, no?

Nuestro cuerpo es un termómetro emocional perfecto. Nos avisa al instante de lo que sentimos delante de un conflicto, una persona o una puesta de sol. Nunca miente. Nunca falla.

El cuerpo es un eterno aquí y ahora. El latido que tu corazón está experimentando en estos momentos, nunca volverá. Lo que sucede en tu cuerpo es lo real. Tu cuerpo no inventa historias probables, ni elabora hipótesis, ni proyecta cuestiones inconscientes. Así, al tratarse del aquí y ahora, el cuerpo nos puede proporcionar una sensación de paz incomparable.

Cómo sentirlo? Cómo conectar con nuestros bodys?

Aquí van algunas pistas. Que no sirven de nada si tan sólo se prueban una vez. Aviso a navegantes.

  • Aléjate del ruido. Aléjate de la tele, del móbil, de las distracciones mentales.
  • Conecta con la naturaleza. Déjate llevar por el sonido de las olas del mar, la brisa matutina o una puesta de sol.
  • Escanea tu cuerpo. Estirado en la cama, imagina que un escáner va pasando por cada parte de tu anatomía. Simplemente dáte cuenta de qué partes del cuerpo están tensas, se contraen, las que están relajadas. Piérdete en las sensaciones corporales sean del estilo que sean.
  • Para cada sensación corporal imagina una forma, un color, una temperatura y sumérgete en ella. Conecta con esa forma, ese color, esa temperatura, todo el tiempo que sea necesario hasta que algo en ella haya cambiado.
  • La próxima vez que te descubras abrumado por pensamientos devastadores o catastróficos párate un momento y siente el cuerpo. ¿Qué está sucediendo en tu cuerpo mientras tu mente no cesa de elucubrar? Verás cómo hayas respuestas más rápidas de forma corporal que no de forma mental.
  • Siente la música en tu cuerpo. Selecciona música instrumental (no te vayas mentalmente con la letra), túmbate e intenta descifrar qué partes de tu cuerpo reaccionan a cada nota musical, en cada cambio de tono, de melodía. Si llegas a conectar con este ejercicio es un método de meditación maravilloso. También puedes imaginar que las notas musicales recorren tu cuerpo y conferirles colores diferentes en función de lo que vayas sintiendo
  • No esperes resultados inmediatos. No existen. Si alguien te los promete, te está mintiendo. No seas ingenuo.
  • Sé creativo con tu cuerpo, experimenta nuevas sensaciones. Pon las manos en texturas desconocidas, atrévete a andar por la montaña descalzo, atrévete a patinar si nunca lo has hecho, sumérgete en el agua muy fría o muy caliente. Proporciona experiencias diferentes a tu cuerpo tal como lo haces con tu mente. Verdad que sueles leer novelas, mirar la tele o ir al teatro para distraer tu cabeza? Pues puedes hacer lo mismo con el cuerpo.

 

 

El cuerpo es algo único. No lo desaproveches; mímalo. Cuánto más consciente seas de tus sensaciones corporales menos atrapado te sentirás por tu mente.

 

* Foto gentileza de livinginpixels.net

Publicat per Natàlia Pomar
Sense comentaris

Los comentarios están cerrados.