Sueños e inconsciente

Lo que tus sueños cuentan sobre ti

«Soñaba con casas. Casas en las que había vivido. Empecé soñando con el piso en el que pasé mi infancia. Era un quinto y tenía un balcón muy pequeño. En el sueño, yo estaba sentada en el balcón y, de repente, empezaba a derrumbarse y yo sentía el peligro de caer desde una altura de cinco pisos.»

Así empieza la historia de uno de mis sueños repetidos: casas que se derrumban, tienen grietas o son invadidas por terceros.

Nos pasamos unos 25 años de nuestra vida durmiendo; imagínate soñando. En principio, los sueños no tienen por qué significar nada en concreto. A no ser que se repitan. En este caso, siempre hay alguna emoción evitada, reprimida o no vista, que el inconsciente trata de mostrarnos a través de los sueños.

Pero… ¿de qué nos sirve dormir y soñar?

Es como un lavado cerebral. Mediante el sueño procesamos información consciente o inconsciente, organizamos las percepciones y, en general, equilibramos nuestras vivencias. Diríamos que es como un reset que nuestro sistema necesita para seguir funcionando. Puedes leer más sobre esto, aquí.

Y… ¿Cómo conseguir que un sueño repetido no vuelva a producirse?

En terapia trabajo con sueños. Pero, concretamente, con las emociones que los sueños llevan implícitas. Si yo llevara mi sueño de las casas a terapia, me dibujaría a mi dentro de esa casa. Luego me haría diferentes preguntas, por ejemplo:

  • ¿Qué siento al estar sentada en ese balcón?
  • ¿Cómo es esa emoción? ¿Cómo la siento en el cuerpo?
  • ¿He sentido antes esa emoción? ¿En qué momentos de mi vida?

A partir de esas respuestas, aparecería más información inconsciente. Y, probablemente llegaríamos al quid de la cuestión.

¿Sabes cómo evolucionó mi sueño de las casas?

sueños e inconsciente

 

Cuando fui más mayor, soñaba que regresaba a la casa de mis abuelos. En ella pasé gran parte de mi infancia. Se trataba de una casa enorme, con techos muy altos y un patio trasero. Esa casa estaba medio inundada y destartalada (en el sueño) y yo me preguntaba qué demonios hacía allí de nuevo.

Posteriormente, el sueño siguió evolucionando. Entonces, la escena se desarrollaba en la casa que había vivido con una ex pareja. La casa era la misma pero mucho más grande y con una decoración diferente. Yo me infiltraba en esa casa. Porque sabía que ya no era mi casa. Y no quería que nadie me pillara fisgoneando en ella. La sensación que tenía en el sueño era que no estaba en mi casa pero, por algún motivo, seguía allí observando qué pasaba.

¿Has adivinado ya qué significaba la casa en mis sueños?

La casa es un arquetipo. Los arquetipos son patrones o símbolos universales que están unidos a ciertos significados. Por ejemplo, cuando pensamos en el arquetipo de la manzana, todos tenemos conceptos asociados a ella: Adán y Eva, la juventud, la salud, el fruto prohibido, etc…

En mi caso, la casa era mi propio YO. De alguna forma se sentía excluido de su propia casa; es decir de mi misma.

A medida que fui trabajando a nivel emocional, el sueño empezó a modificarse. Primero empecé a soñar con el desván de casa de mis abuelos. El desván estaba un poco descuidado pero mis emociones ya eran más amables. Allí, me sentía protegida y segura.

El último sueño que tuve relacionado con casas fue el siguiente: había comprado el terreno de la casa de mis abuelos y todas las adyacentes y me había construido un resort de lujo con muchas piscinas de aguas termales, bosques frondosos y se respiraba mucha paz.

Desde aquel momento, nunca más volví a soñar con casas. Mi inconsciente había comunicado todo lo que necesitaba decirme sobre mi propio YO.

Trabajar con tus sueños es muy productivo y una gran fuente de auto conocimiento. La próxima vez que sueñes con algo de forma repetida, dibuja ese sueño. Aísla los elementos del sueño y habla en lugar de ellos. Por ejemplo, si en el sueño aparece una casa, habla como si fueras la casa. ¿Qué diría la casa si hablara? ¿Qué sientes al hablar como una casa?

Probablemente te darás cuenta de aspectos interesantes de tu interior. O simplemente estarás dando permiso a tu inconsciente para liberar información y pasar a otra fase.

Porque tus sueños cuentan historias sobre ti. Los sueños te ayudan a darte cuenta. Tan solo es necesario ofrecerles un poco de atención.

 

¿Te sientes identificad@ con esta situación? ¿No sabes qué hacer para cambiarla? Contáctame ahora por whatsapp al 637.825.883 y tendrás 10 minutos gratis para hablar conmigo

*Fotos Unplash. Gracias!!

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba