Cómo mejorar tu relación de pareja

Frecuentemente recibo consultas de personas que se quejan de sus relaciones de pareja.  En realidad,  se quejan de su pareja. » No es suficiente atent@», «Necesito que se comporte más así», «Todo está bien entre nosotr@s menos cuando nos peleamos mucho», «Me gustaría tener con Pepito lo que tenía con Manolito»… Muchas de las quejas sobre nuestra pareja o sobre la relación, están basadas en los juegos psicológicos inconscientes que se producen entre los miembros de la pareja. Por eso he desarrollado esta pequeña guía que describe cómo detectar juegos psicológicos y cómo mejorar tu relación de pareja.

¿Qué es un juego psicológico? Es un patrón de comportamiento frecuentemente inconsciente que llevamos instalado, en muchas ocasiones, desde la más tierna infancia.

Desde pequeños aprendimos a comportarnos de determinada manera para ser vistos y queridos. Quizás necesitamos ser «los fuertes» del sistema familiar para recibir reconocimiento. O, al contrario, éramos más atendidos cuando nos mostrábamos más necesitados. A lo mejor, interiorizamos que nunca podríamos tener el amor de nuestros progenitores porque ellos nos abandonaban de una u otra manera; entonces, aprendimos que las relaciones amorosas tenían que ser distantes emocional o físicamente.

Y así se instauró un comportamiento y un sentir inconsciente en cada uno de nosotros.

Aprendemos qué es el amor en el seno de nuestra familia. Es la realidad que vivimos y, para nosotros, es la cierta. Si aprendí que en el amor hay sufrimiento, atraeré relaciones en las que haya dolor. Si aprendí que el amor es distancia, llegarán a mi esas personas que me den demasiado espacio físico. Si observé una diferencia de poder entre papá y mamá, buscaré de forma inconsciente personas con las que reproducir este patrón.

En realidad, la gran mayoría de problemas en la pareja podrían resolverse si pusiéramos consciencia en los papeles teatrales  que ejecutamos de forma automática dentro de la relación.

¿Cómo identificarlos, eliminarlos y substituirlos? No es tarea fácil. Por eso voy a desarrollar esta pequeña guía que describe cómo mejorar tu relación de pareja.

En primer lugar, hazte estas preguntas de forma profundamente honesta:

a) ¿Estoy intranquila en la relación de pareja? ¿Cuándo mi pareja se marcha o sale de fiesta me siento en paz y puedo dedicarme a mis cosas? ¿Siento seguridad y total confianza?

b) ¿Necesito «resolver» los problemas de mi pareja o estar continuamente aconsejándole porque yo sé más o sé lo que le conviene? ¿Dedicas mucho tiempo a consolar a tu pareja? ¿Te permites mostrar debilidad delante de tu pareja?

c) ¿Sientes rutina dentro de la relación? ¿Crees que en otro lugar estarías mejor? ¿ Te gustaría flirtear con otras personas de forma frecuente? ¿Necesitas flirtear con otras personas para poder mantenerte en la pareja? ¿Sientes «vidilla» cuando flirteas?

d) ¿Tenéis unos «papeles» inamovibles asignados en la pareja? ¿Uno hace de regañadientes y el otro suaviza el comportamiento? ¿Uno se dedica a dar órdenes al otro de cómo debería proceder? ¿Uno obedece al otro?

como mejorar tu relación de pareja

La lista de preguntas podría ser más extensa, pero creo que es una muestra bastante fidedigna para determinar si existen juegos psicológicos en la relación. Si te has identificado con alguna o más de una y es frecuente en la relación, puedes empezar a darte cuenta de muchas cosas.

Una vez detectado el juego psicológico, debes pensar en tu parte del juego. De nada sirve centrarte en la del otro: sólo podemos cambiarnos y transformarnos a nosotros mismos; intentar cambiar al prójimo es desperdiciar un montón de energía que, muchas veces, nos deja exhaustos. Cuando tu cambias ya empiezas a entender cómo mejorar tu relación de pareja.

Al centrarte en ti, puedes reflexionar sobre algunos de los puntos siguientes:

  • Si siempre estás actuando como el «fuerte» de la relación. El que da consejos, el que imparte lecciones de vida o salva al otro, en realidad tienes una fuerte necesidad de ocuparte de ti mismo. Aprendiste a ser querido ocupándote de los demás; quizás tuviste padres débiles o necesitados (emocional o físicamente). Si creciste de esta forma, no recibiste la suficiente atención emocional. Y ahora tratas de encontrarla buscando parejas que te recuerden a lo que viviste siendo un niño.
  • Si creciste en un ambiente en el que tus papás se alejaban. Se marchaban durante largos períodos de tiempo, no se ocupaban lo suficiente de ti a nivel emocional, o estaban muy ocupados en otras tareas. Entendiste que no podías tener figuras amorosas estables. Interiorizaste que el amor es distancia. Por este motivo, frecuentemente te encontrarás con personas distantes o alejadas de ti (de una u otra forma).
  • Si tu mamá o tu papá o tus cuidadores eran muy duros contigo, si te castigaban o no te premiaban lo suficiente. Atraerás personas que hagan lo mismo contigo. O tu les harás pasar, de forma inconsciente, por lo que tu viviste.
  • Si aprendiste a recibir atención llorando, suplicando o mostrando debilidad, vas a actuar de la misma forma en tus relaciones.

También, en este caso, la lista podría ser mucho más extensa. Lo que caracteriza a las relaciones con juegos psicológicos inconscientes es mucho ruido. Muchas idas y venidas. Mucha pasión desbordada (enfermiza incluso). Muchos lloros. Mucho drama. O, al contrario, mucha rutina y mucho aburrimiento.

Y ahora viene la mejor parte. Únicamente podrás cambiar estos patrones si empiezas a trabajar en ti. Y para ello, te propongo lo siguiente:

  1. Date cuenta del papel que estás jugando. ¿Qué jugador eres?
  2. Trata de encontrar alguna relación con lo que aprendiste en tu familia sobre el amor
  3. Intenta pillarte. Cada vez que vayas a ejecutar el papel inconsciente, párate y observa lo que ocurre dentro de ti
  4. Aparecerán emociones intensas. El niño que fuiste aprendió a ser querido representando un papel y ahora se lo quitas
  5. Necesitas trabajar en él. Necesitas decirle a tu niño que ya no es necesario comportarse de esa manera para que lo quieran
  6. Cuando tu empieces a cambiar, el otro también lo hará. De una u otra forma

Bienvenid@ al mundo de las relaciones conscientes. En este mundo se deja de culpar al otro para empezar a verse a uno mismo. Se trabaja para mejorar personalmente cada día. Se persigue un amor tranquilo, pacífico, sin exigencias ni reclamos.

Cambiando nuestras relaciones, podemos cambiar el mundo. Ahora ya sabes cómo empezar a mejorar tu relación de pareja.

¿Te sientes identificad@ con esta situación? ¿No sabes qué hacer para cambiarla? Contáctame ahora por whatsapp al 637.825.883 y tendrás 10 minutos gratis para hablar conmigo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba