Mi equipo sabe a fresa ( Puedes leerlo o…escucharlo)

Llegas a un país desconocido con una lengua nueva para ti y te presentan estos dos dibujos.

kiki

Te dicen que una forma se llama “Buba” y otra “Kiki”, qué nombre le pondrías a cada una?

Si para ti “Kiki” es la figura naranja y “Buba” la lila, perteneces al 98% de la población y has establecido una relación clara entre el sonido más suave que se produce con “Buba” y las formas redondeadas de la figura. Por el contrario, cuando pronuncias “Kiki” el sonido es más seco y lo has relacionado con una forma “afilada” o puntiaguda.

Este es un experimento realizado por el psicólogo Kölher en 1929 que prueba un fenómeno denominado sinestesia.

La sinestesia es la capacidad de cruzar sensaciones de varios sentidos tan sólo con un estímulo. Otros ejemplos de sinestesia podrían ser sonidos musicales que evocan colores, sensaciones corporales al escuchar música, oler un objeto que aparentemente no destila ningún aroma, visualizar un color cuando se oye una cifra o un número, etc…

Aunque todos somos un poco sinestésicos (el experimento de Buba y Kiki lo demuestra) tan sólo el 1% de la población es capaz de experimentar de forma natural esta sensación. Por ejemplo, oler una canción.

Aún así, potenciar la sinestesia me parece un recurso fantástico para formar y motivar equipos así como para estimular la creatividad individual y colectiva.

En ocasiones, cuando entro en una empresa a formar un equipo, podría enumerar sinestésicamente las sensaciones y percepciones que tengo sólo mirando a los participantes. Se huele la confianza, se escucha la desconfianza, se sienten las miradas, se palpa el estrés, la motivación se saborea…

Cada vez más, estoy convencida de la importancia de generar emociones tanto en la formación de equipos como en las reuniones o en las presentaciones con clientes.

La sinestesia es un excelente recurso para evocar emociones. Se puede impactar en diversos sentidos a la vez tan sólo con un estímulo o una información concreta.

Por ejemplo, cuántas veces hemos entrado a determinadas tiendas de moda y el olor de la marca nos ha evocado ciertas sensaciones?

Podríamos asignarle un olor característico a nuestro equipo? Podríamos pedirle al equipo que lo confeccionara?

Quizás esta idea suene extraña pero nadie duda que el aroma de determinadas tiendas de moda forma parte intrínseca de su imagen corporativa.

Lunes, 9 a.m. reunión de ventas, reunión de RRHH, reunión de operaciones… Podríamos preparar un encuentro sinestésico?

Cómo hacer para que se pudieran acariciar los datos financieros, oler la metodología o visualizar en colores el discurso de la dirección?

Pero lo más importante no es pensar cómo, sino entender que si conseguimos que la información se procese de forma simultánea por diferentes sentidos, la memoria de los participantes quedará mucho más impactada y, por tanto, emocionada.

Por otra parte, es probable que si acostumbramos al equipo a pensar y presentar datos de forma sinestésica, su creatividad aumente.

Por último os dejo una pequeña técnica sinestésica.

Imaginad que necesitáis que vuestro equipo os aporte ideas para mejorar la comunicación.

Con una imagen proyectada relacionada con la comunicación (palabras, personas hablando etc…) les pedimos que se concentren en un sentido; por ejemplo el olfato.

Cada miembro del equipo cruza el concepto “la comunicación” con el sentido “olfato” y aporta las ideas o sensaciones que le aparezcan (sin juzgarlas). Posteriormente, vamos cambiando de sentidos (gusto, tacto, etc…). Finalmente, dispondremos de una buena cantidad de ideas diferentes que se deberán trabajar y refinar y de las cuales, muy probablemente se podrán obtener nuevos enfoques.

Y para acabar ¿ a qué sabe tu equipo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Abrir chat
Hola
¡En que puedo ayudarte?